El verdadero amor se llama

El verdadero amor se llama

El día en que te conocí lo recuerdo como si fuese ayer. Eras el más tímido del salón, te ruborizabas con solo mirarte, eras tan tímido.

Con el pasar de los años me aleje lentamente de ti y de todas las situaciones y personas que me hacían daño, empecé a correr en el tiempo, a vagar por las calles, perdida y desorientada no sabía que haría de mi vida, a lo largo del tiempo fui recorriendo de un lado a otro, sin nada que me detuviera ni me atara, me sentía sola, me sentía abandonada por mi suerte. Quien diría que tendría tan pero tan mala suerte, desde pequeña pensé que era solo sufrir, en fin, ahora yo determinaba y escogía por primera vez mi destino, pero me sentía muy sola, añoraba esos días en los cuales mis preocupaciones eran tan solo “chiquilinadas”, pero que en aquel entonces era terrible para mi y hoy descubro que solo quiero retroceder el tiempo y tener nuevamente 15 años, cuando a esa edad solo es alegría y diversión, y de repente inmersa en mi pensamiento, de pronto me detuve en un lugar mágico, de ensueño, en dónde conocí mucha gente buena y que me llegaron a querer muchísimo, pero aún así, necesitaba encontrar esos ojos, los que cuando de pequeña me enseñaron que uno puede creer en la gente, esos los de mi muñeco pálido y silencioso ¿Quién sabe que será de ti? ¿Qué será de tu vida?

Regresé nuevamente a casa, cargando en mi, una mochila, una inmensa cantidad de momentos maravillosos que jamás olvidaré, esos momentos que aún me llenan de alegría y satisfacción, traje conmigo la esperanza de un mañana mejor, la alegría de despertarme cada día y saber que en esta vida ya jamás estaré sola, porque ahora tengo un pedacito de mi en esta tierra que me acompañara en todos los momentos de mi vida, ahora estoy sola en esta gran arboleda otoñal, pensando en como puedo hacer un mundo mejor para mi pedacito de amor, de pronto siento un aire cálido un aire que me hacia sentir protegida, no sabía lo que era, pero se sentía muy bien, sin querer volteo mi cabeza hacia atrás y justo en ese mismo momento sentí desfallecer, estaba mi niño el de la carita ruborizada, el que cuando niña me dejaba sin aliento, se acerco lentamente y me susurró al oído -¿Eres tú? Te he buscado por tanto tiempo y mira donde te vine a encontrar. De pronto todos los árboles empezaron a florecer, las flores a desprender su hermoso aroma y esa sensación que desde que tenía 15 años no sentía, también reapareció. Era mi caballero azul, que estaba dispuesto a pasar el resto de sus días junto a mí y hacerme feliz, me hizo saber que tenía que pasar por todo lo que pase para que pudiésemos estar juntos nuevamente ¿Por qué tardaste tanto? ¿No encontrabas el camino?

La verdad, es que uno nunca sabe lo que cupido tiene preparado para ti, hay gente que recorre el mundo buscando su otra mitad, ciudades completas tratando de hallar la felicidad. Muchas veces pensamos que no hay nadie determinado para uno, recorremos distintos lugares y no nos damos cuenta que siempre nuestra felicidad se cruza en nuestra vida, si somos capaces de notarlos, comprenderemos que la alegría de nuestro corazón, siempre estuvo en frente de nuestros ojos y nuestras narices solo hay que saber darse cuenta a tiempo.

[ad#POST 4 Link – Google Adsense ]

Esto es una amistad

Esto es una amistad

Como era de costumbre todos los viernes nos juntábamos en casa a jugar carioca. Lilu traía los comestibles y yo, obvio, prestaba la casa, porque mis papás no me dejaban salir nunca. En fin, ella era mi compañía, mi amiga, mi fiel amiga, creo que lo fue por unos 18 años. Compartí momentos inolvidables junto a ella, como olvidar las miles de travesuras que esta mujer se mandaba. Si una vez tuve que correr hasta la carretera para que regresara a su casa y no se fuera como las tantas veces que lo hizo, era media loca, nadie la entendía, bastante acelerada. Todavía recuerdo esas carreras que se mandaba en plena carretera escuchando la ya tan nombrada gata fiera.
Entre tanta locura cuando ella tenía unos 18 años, se mandó a cambiar al sur y no iba a regresar nunca más -dijo ella- se marchaba mi niña, se largaba para siempre mi amiga, una angustia me invadía ya no la volvería a ver nunca más en mi vida ¿Qué haría yo? -pensé- pero mi amiga solo se fue sin mirar atrás.
Un día de verano alguien llamó a mi puerta y era ella, con un bronceado de maravilla, con una mochila llena de momentos inolvidables que compartiría conmigo, pero fue entonces cuando nos separamos nuevamente, ella pensó que estaríamos juntas, sólo alcanzamos a cruzar un par de palabras, porque esta vez yo me marché, ahora fui yo quien fue por nuevos horizontes y perdí el contacto con mi amiga.
Al pasar los años regresé a casa y de mi amiga no supe más.
Llegó el otoño y luego el invierno, con él trajo la primavera y mi querida gata fiera ya no era tan fiera como antes, pues había encontrado a un compañero que la amaría para el resto de la vida y con ello la alejaría de mi vida para siempre ¡Qué extraño es cuando piensas que lo más lindo de una persona, es lo mas horrible para ti! Porque claro, ella ahora es feliz, yo también lo soy, pero él se llevó a mi amiga y nunca más volvió.
Ahora me pregunto si esto fue real o tal vez nunca fue una verdadera amistad ¿Quién sabe? Muchas veces pasamos por esta vida pensando que la gente que nos rodea y los más cercanos son los que estarán siempre a nuestro lado, muchas otras somos capaces de meter las manos al fuego por ellas y no lo merecen ¿Cuántas veces el ser humano se tendrá que caer y levantar una y otra y otra vez antes de entender que a esta vida uno llega solo y así es como debe de ser? Si cuando al voltear te das cuenta de que al final nunca estuviste sola, pues siempre tuviste la compañía de seres muy queridos. Lo que pasa es que a nuestros ojos eso es imposible ver, pues estamos tan cegados en conseguir nuestros ideales, que pasamos a llevar gente y causamos dolor, estamos tan preocupados de resguardar nuestro mundillo de fantasía, que sin querer nos cegamos a la realidad, más hoy ya no estoy triste porque entendí que la verdadera amistad existe y que siempre la tuve a mi lado. Lo que pasó fue que me desvié en mi camino y mis cercanos salieron en mi búsqueda, pude regresar sana y salva de mis dolores tormentosos y al fin ahora que ya pasaron muchos años estoy muy clara y solo me queda recordar el atardecer junto a mi amiga.
De ella me llevo solo los buenos recuerdos, el resto ya lo olvidé, prefiero recordar esa sonrisa y sus bailes exóticos y lo mucho que nos burlábamos de nosotras mismas, si de hecho, aún cuando escucho en la radio la gata fiera, vienen a mi mente el recuerdo de mi amiga que un día como hoy partió hacia un mundo mucho mejor.

[ad#POST 4 Link – Google Adsense ]

¿Quiénes son los niños?

¿Quienes son los niños?

Sabes, hoy te miré mientras dormías, recordé cada segundo del momento en que te planifiqué, de cómo te soñaba, te imaginaba a cada segundo, pensaba si quizás quisieras pasar el resto de la eternidad junto a mí.
Muchas veces me cuestiono, ¿sabes realmente de dónde vienen los niños? A menudo pienso que son seres superiores a nosotros, que son pequeñas criaturas que solo se nos han prestado en esta vida para enseñarnos el verdadero valor de la vida y las cosas. Hoy miro tus primeros pasos, tus primeros grandes logros, me imagino como será el privilegio de verte crecer, cada día poder amarte y cobijarte en mis brazos por siempre.
Ayer mientras te miraba jugar, descubrí que eras un gran sabio, sabias exactamente todo lo que debías hacer frente a las dificultades. Te observo cada segundo de tu vida, cada centímetro de ti es parte de mi… mi gran tesoro, la luz que me ilumina en los días más nublados de mi vida. Me enseñaste que todo lo material no es más que un simple viene y va, que lo que realmente importa es cuanto te puedo yo entregar.
Creo que Dios me debe querer mucho, debo de ser una de sus mejores, más queridas y preciadas creaturas, porque te envió junto a mí.
Hoy un ángel me habló y me susurró al oído -¿Sabes de dónde vienen los niños?- Y me hizo recordar la pregunta que constantemente me hago; la verdad es que no lo sé, ¿Me podría decir usted? -le contesté- y el ángel me respondió:
-Cuando estabas triste ¿Quién te consoló? cuando estabas con frío ¿Quién te abrazó? cuando tenías pena ¿Quién secó tus lágrimas? y con un “te quiero mami” hizo que tu sonrisa regresara, cuando sentiste desfallecer ¿Quién con sus palabras te levantó el ánimo? cuando sentías un gran peso en tus hombros ¿Quién te los alivianó?
Y cuando él terminó de hablar yo no respondí, casi comprendiendo lo que el ángel trataba de decirme, pero no comprendía, luego él me dijo:
-Hija, a los niños debes amarlos, respetarlos y cuidarlos porque los niños no son ángeles, ni seres sobrenaturales, es tu padre y tu creador que se expandió sobre nuestro mundo, escondido en un rostro indefenso como el de un niño. Él ha venido a protegerte y cuidarte y me dijo que tú no estás solo porque tú siempre estás en la compañía de Dios.

[ad#POST 4 Link – Google Adsense ]

Mi adorado gigante

Mi adorado gigante

Muchas veces me desvelaba esperándolo, muchas otras deseaba que todo terminara. Tengo recuerdos muy claros de cuando en las noches sobre todo los fines de semana o fiestas en particular él solía llegar tarde con unas cuantas copas en el cuerpo y comenzaba la esperada función. Yo con mis 4 años siempre me sentaba en primera fila a ver como aquel hombre de los zapatos gigantes se destruía día a día y con ello a toda la familia. Como ya era de costumbre comenzaba con el bocinazo despertando creo yo a todos los vecinos, era cuando en ese entonces con mis hermanos mayores lo tenían que entrar a rastras, luego comenzaba a hacer ruidos fuertes en la cocina y un sin fin de improperios a mi madre, luego ya cuando todos estábamos en pie, teníamos que escuchar hasta la madrugada los descargos que siempre eran los mismos. En fin se estaba matando día a día y lentamente mataba a su familia. Era casi normal para mi verlo en ese estado pensaba que eso sucedía con todos los gigantes pero estaba tan equivocada. Con el paso de los años fui creciendo y comprendiendo, pero no podía creer que ese hombre que hasta el día de hoy es mi ídolo no se quisiera ni un poquito.

Una tarde de otoño le detectaron la peor enfermedad que le pueden decir al ser humano, que del solo hecho de pensarlo y recordarlo me angustio “cáncer”. Una mañana en ese frió pabellón mi padre casi perdió la vida, casi por milagro se salvó, yo pensé de inmediato que Dios lo debía querer mucho que era tan buen ser humano que le estaba regalando otra oportunidad para empezar de cero, fue entonces cuando comprendí que no me podía imaginar la vida sin él que me moriría si me faltaba algún día, pero gracias a Dios y a la fortaleza de mi gigante que ahora ya no parecía tan gigante para mis ojos, salió del riesgo que lo tenía inundado en una profunda depresión. Pobre papá parecía un bebé, mi madre que con el sudor de su frente lo cuidaba día a día, le daba de comer, lo limpiaba, lo acompañaba, en sus ojos podía ver todo lo que lo amaba y que si fuese necesario ella se hubiese puesto en su lugar para no verlo sufrir ni verlo llorar como un sin fin de veces lo hizo mi madre, si yo creo que hasta una medalla hubiese ganado en tener el corazón más noble del mundo. En fin ese día lo llevamos de regreso a casa ya no con el mismo aspecto ni el mismo peso que él tenia antes, pero lo teníamos de vuelta.

Al parecer se comenzaría a escribir una nueva historia, ahora basada y fundada en el amor y la comprensión, pero lamentablemente eso sólo duro un par de años, porque el gigante nuevamente recuperaba fuerzas y comenzaba a destruirse nuevamente con más fuerza de la de antes, cada día que pasaba se deterioraba más y más. Todos los pájaros del nido volaron por rumbos diferentes pero sólo dos de los tres siempre llegaban de vez en cuando de regreso al nido, el gigante no comprendía que todos lo amaban y que todos sufrían con la situación, lamentablemente las personas alcohólicas son gente enferma, jamás reconocerán su error no se quieren ni quieren a su entorno, viven como aves en esta tierra, si bien el gigante era muy responsable con su trabajo, no lo era así con su persona ni familia. Ahora ya estoy por cumplir los 30 y aún sigo pidiéndole a Dios que mi padre dure mil años más y que no sea un día como los de siempre que se lo lleve en una irresponsable carrera como el acostumbra manejar cuando está ebrio.

Solo le pido a mi padre que cambie y que comprenda que él no está solo nos tiene a nosotros, a sus nietos y a su eterna enamorada, que día a día le pedimos al señor que haga recapacitar al hombre de los zapatos gigantes, mi querido padre.

[ad#Post Text/Image Banner]

Siempre di lo que sientes

Siempre di lo que sientes

¿Te has detenido a pensar un segundo en la vida que pasará al salir de casa?
¿Te has detenido siquiera un segundo a analizar si regresaras?
¿Cuántas cosas dejé de hacer hoy?
¿Les demostré a mis hijos, padres, hermanos y amigos todo lo que los amo?

Hice en esta vida lo que quise y no me arrepiento, son demasiadas las interrogantes para responder de una sola vez, con el pasar de los días descubrí que todo eso que me preocupaba como tener un lugar en esta sociedad, tratar de ser mejor que los otros, lograr mis metas, ser respetada y querida por mi prójimo, no era más que lo que siempre se me había impuesto por delante, no eran mis sueños, yo solo quería vivir, quería ser libre, quería sentir la brisa que por las mañanas te despierta y te hace saber que un nuevo y hermoso día llego, escuchar el cantar de los pájaros, etc. Pero todo esto que ahora pienso ya no sirve de nada, pues acá estoy tirada en el suelo estoy dejando de sentir mis pies y sintiendo un frío que en mi vida lo sentí, todo por salir apurada de casa, no alcance ni siquiera a despedirme de mi perro. Oigo voces que gritan y gente que pide auxilio. ¿Es que no entienden? Si aún estoy acá, aún estoy con vida ¿Qué no me logran ver? Ya no siento nada, el dolor terminó uf… pensé que algo malo me había ocurrido, solo fue el susto, me levanto del cemento ensangrentado y camino hacia casa, siento una angustia, necesito llegar pronto a casa, lavarme y que mi familia no se asuste al verme de esta forma, no quiero preocuparlos ya que siempre me están diciendo que no sea tan acelerada, en fin, estoy en la habitación de mis hijos, mis preciosos niños, me imagino como será el verlos crecer, sentir sus primeras desilusiones, conocer sus sueños, en fin, gracias a Dios estaré ahí para consolarlos en cada momento que me necesiten, mis niñas… ¡ay! mis princesitas ya casi son unas señoritas, como serán sus primeras citas, crecen tan rápido, están tan lindas y ahí está él, mi fiel compañero, el que me apoyó en todos los momentos cruciales de mi vida, mi cómplice, mi amigo, mi todo, el pilar fundamental en mi vida, mi esposo… aaahhhh mis viejitos como olvidarlos si fueron los fundadores de la persona que hoy soy, es increíble todo lo que piensas en un abrir y cerrar de ojos, pero bueno… ya está anocheciendo, ¡Que raro! aún no llega nadie a casa, tengo todo listo ¿Quién llora? ¿Qué pasa? ¿Qué es ese olor? Huele a rosas, las que me gustan, ¿Estoy de cumpleaños hoy? No lo creo, obviamente lo recordaría, ¿Entonces por qué hay tanta gente? No logro ver que pasa, déjenme pasar que no me escuchan.. hey ustedes, hola ¿Qué pasó? ¿Quién murió?… ¡¡¡SOY YO!!! ya no podré seguir en esta vida, ya no los podré ver crecer, ya no podré secar sus lagrimas ni curarles las heridas de la vida, ya no estaré acá para amarlos… todo por salir de casa rápido hoy ¿Te das cuenta? Ahora los miro de mi espacio, están tan grandes, sé que algún día estaremos nuevamente juntos y volveré a secar sus lagrimas y curar las heridas de sus corazones ¿Si no hubiese corrido ese día?, ¿si te hubiese dicho todo lo que te amaba cada día?, ¿Si hubiese…? pero no lo hice porque siempre estuve corriendo. Aún los sigo esperando en mi espacio y esperaré todo lo que tenga que esperar para volver a sentirlos otra vez.
Y ahora he tenido que venir a recoger a cada uno de ustedes a su determinada hora.

[ad#Post Text/Image Banner]